¿Qué es el Cook Slow?

Todos conocemos el concepto Slow Food que nació en Italia, cuando en 1986 se inauguró una filial de la cadena de comida McDonald’s junto a la gran escalinata de la Plaza España de Roma. Algunos periodistas de los diarios locales organizaron una manifestación celebrando un largo festín para protestar contra la comida rápida e industrial. Como réplica a la tendencia fast food (comida rápida), decidieron que era necesario promover la lentitud en la comida, los productos naturales, las recetas locales, y el deleite en el sentido del gusto, sin prisas. Uno de sus objetivos es salvaguardar el patrimonio alimentario de la humanidad. El movimiento se ha ido ampliando, y hoy está presente en más de 130 países de los cinco continentes.

Basado en los conceptos de una forma de vida más relajada, comer prestando atención, con productos de calidad y km 0 y significa comer con atención, en especial valorando la calidad y, con ello, teniendo en cuenta la procedencia de las materias primas y el modo de cocinarlas.

De ahí nació nuestra idea de Cook Slow, cocinar con calma, de la manera más relajada posible y disfrutando el momento. Sé que para muchos cocinar puede ser estresante, pero desde aquí os vamos a ayudar a que sea todo lo contrario. Intentaremos ayudaros a usar productos de temporada, a relajarnos cocinando usando algunos truquitos de esos que nos facilitan la vida a todos y sobretodo buscaremos recetas sabrosas.

Esta no es una página de dietas o menús equilibrados, aquí no contamos calorías ni somos Pinterest. Hacemos comida real, fácil de cocinar pero sabrosa, tenemos recetas que se hacen en un momento y otras que necesitaran horas y horas de cocción a fuego lento.

¿Te unes a nosotros en esta aventura?
Tendremos varias secciones en las que encontrarás aparte de nuestras recetas, algunos de nuestros libros favoritos, aparatos para cocinar o gadgets para hacerte la vida más sencilla, algunos de mis trucos favoritos para hacerte la cocina más fácil y relajada…

Clasificaremos las recetas en función del método de cocción, pero en nuestros buscadores podrás filtrar por alimentos sin problema.
Un último consejo, si no lo haces ya, ¡aprende a disfrutar cocinando!

La comida es imprescindible para vivir, tenemos que comer todos los días (varias veces) y si lo ves como una tortura solo conseguirás amargarte. Empieza a disfrutar de esos minutos, piensa que la forma de ver las cosas influye en como nos sentimos, y convierte el rato que pasas en la cocina en tu rato zen, que te permita relajarte y conectar con una parte de ti que creías olvidada.

Y no me digas que con niños es imposible, yo tengo dos, una de 4 y medio y otra de casi 2 años, jejeje. Hay momentos en los que nos pueden ayudar… sí, tardamos más, pero forma parte del concepto Cook Slow, cocinar lento y con calma, disfrutando del momento. Otras veces seguro que se te ocurre algún juego para entretenerlos 😉

Mónica

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: