Pulled pork crock pot

Pulled pork en Crock Pot, horno o cazuela

Hoy te traigo, la que es para mí, la mejor receta de Pulled Pork que he probado hasta ahora. Desde hace años he ido probando toda clase de recetas de pulled pork: con salsa barbacoa, con Coca Cola, incluso una con kétchup pero desde hace casi dos años, esta receta se ha convertido en LA receta de nuestra casa y de nuestros amigos.

Yo la preparo siempre en mi Crock Pot (uso este modelo de 5’7 litros que tiene un tamaño genial), pero te dejaré al final explicado cómo prepararla tanto al horno como en una cazuela a fuego lento, a ser posible en cualquiera de las dos opciones te recomiendo hacerlo en una olla de hierro fundido, estilo Le Creuset como puede ser como esta, yo tengo una similar desde hace años y tratándola con cariño (y lavándola siempre a mano) se mantiene como nueva, además al pesar tanto la tapa cierra prácticamente del todo y  hace que la comida quede aún más sabrosa.

Pulled pork crock pot

Para esta receta es importante elegir una pieza de carne con un buen veteado de grasa, pues le aporta jugosidad al derretirse, yo uso carne magra de cerdo, en algunos lugares se le llama carne de cuello. Es la carne que va en las chuletas de cerdo una vez deshuesada. Yo procuro utilizar carne de cerdo duroc, ya que a mi gusto es la variedad más sabrosa. La proporción de esta receta es para unos 2kgs de carne, a ser posible en una sola pieza. Pero si te pasa como a mi esta semana y te olvidas de adobarla con tiempo, puedes trocearla en 4, para que así esté más en contacto con la salsa y reducir el tiempo de cocción una hora u hora y media.

Sobre como servir esta carne una vez preparada, hay tantas maneras como personas. Nosotros habitualmente la servimos en pan de pita, con su propia salsa. Pero también me gusta mucho sobre hojas de lechuga y con queso fundido. En cualquiera de las dos opciones queda muy buena con guacamole (a ser posible casero, y si es comprado mira bien el % de aguacate que lleva) y pico de gallo. Algunas veces la hemos servido en bocadillo con algún pan un poco más elaborado estilo chapata o de esos panecillos de panadería redondos… incluso en pan de barra y tal cual o con cebolla morada cortada muy finita encima. Te recomiendo ir probando y buscar cual es la forma que más te gusta.

Puede parecer que es mucha comida, pero con esta cantidad en nuestra casa, salen para 3 cenas para los 4, una la comemos el mismo día, otra la dejamos en un tupper bien cerrado en la nevera para dentro de  unos días y la tercera la congelo. De esta manera amortizamos las casi 24h que se tarda en todo el proceso entre el adobo y la cocción.

Ingredientes:

  • 1 pieza de carne magra de cerdo de 2 kilos aproximadamente
  • 2 cucharadas de curry, preferiblemente madrás (no pica)
  • 2 cucharadas de sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de ajo en especia
  • 1 cucharada de canela
  • 1 cucharada de comino molido
  • 1 cucharada de cúrcuma
  • 1 cucharada de jengibre
  • 1 cucharada de romero
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 1 cucharada de pulpa de ñora o pimiento choricero
  • Si lo preparas en cazuela necesitarás unos 500 ml de caldo de pollo

Preparación:

Empezamos mezclando en una taza o bol grande todas las especias, si te falta una no te preocupes, no pasa nada, pero lo bueno de esta mezcla es que se equilibran bastante entre ellas. Si no consigues la pulpa de ñora o de pimiento choricero en tarro (yo suelo comprarla en Lidl pero creo que hasta Mercadona ha sacado hace poco), puedes comprar una bolsita con ellos deshidratados. Coges  1 o 2, depende del tamaño, lo partes por la mitad y lo metes en un vaso con agua hirviendo durante 10 minutos. Luego solo tienes que raspar el interior de la piel con un cuchillo para conseguir la pulpa, y resérvate el agua para luego que tiene sabor.

Una vez bien mezcladas todas las especias con el aceite, necesitarás añadir un poco de agua para crear una pasta untable con la que embadurnar la carne.

Lo que suelo hacer es coger una bolsa zip de las que sirven para congelar la carne (hay en supers o ikea) que sea bastante grande, meto con cuidado la carne y luego agrego la mezcla de especias. En ese momento la cierro intentando que no quede aire en el interior y empiezo a jugar con ella para que toda la carne quede cubierta de mezcla.

Lo ideal es dejar marinar la carne entre 8 y 12h en nevera, si podemos girándola un par de veces en ese tiempo para que vayan penetrando todos los aromas.

Traspasamos el contenido de la bolsa a la olla cerámica de la Slow Cooker y añadimos a la bolsa aproximadamente 1 vaso de agua, para intentar aprovechar todo el adobo y lo escurrimos bien a la olla.

Pulled pork crock pot

Programamos 8 horas en lento y tapamos, pasado ese tiempo miramos la carne, si se deshace solo con tocarla ya estaría lista. Si vemos que la carne aún cuesta de desmenuzarla la dejaremos 1 hora más.

Una vez tenemos la carne lista, con un cucharón sacamos todo el líquido y lo ponemos en un cazo al fuego, a fuego fuerte durante unos minutos, hasta que reduzca aproximadamente a la mitad.

Mientras tanto, con la ayuda de 2 tenedores vamos desmechando la carne en la propia olla, o si lo preferimos podemos pasarlo a un bol grande, y revisando si ha quedado algún trozo de grasa y quitándolo.

Con esto ya tendríamos todos los ingredientes listos, por un lado la carne y por otro la salsa. Podemos mezclarla o servir los ingredientes por separado, en función del gusto de los comensales.

Versión en horno:

La preparación sería similar a la Crock Pot pero añadiendo un vaso de agua extra. Taparíamos la cazuela  y pondríamos el horno, a 120ªC, con calor arriba y abajo a ser posible.

Necesitaría entre 6 y 8 horas de cocción en función de la dureza de la carne. Le daríamos una primera vuelta a las 3h y a las 6 revisaría el punto de cocción de la carne. Queremos que la carne esté tan suave que solo con tocarla se convierta en hebras.

La salsa se reduciría igual que en la primera versión.

Versión en cazuela:

En este caso haremos todo igual que en Crock Pot pero al pasarlo a la cazuela que vayamos a usar, primero pasaremos la carne y la doraremos a fuego fuerte con un poco de aceite para potenciar todos los sabores, y luego añadiremos el caldo de pollo y agua hasta aproximadamente un dedo por encima de la carne. Dejamos que empiece a hervir, tapamos y bajamos el fuego y lo dejamos prácticamente al mínimo (dependerá de cada vitrocerámica o fogón, yo en la mía lo pondría al 3), de manera que vaya cociendo muy lentamente, durante unas 5-6 horas dándole una vuelta cada hora aproximadamente y controlando el punto de cocción de la carne hasta tenerla en el punto que al tocarla se deshaga.

Para sacar la carne seguramente necesitaremos ayudarnos de una espumadera. Mientras desmechamos la carne en un bol subimos el fuego a la cazuela con la salsa para intentar que reduzca. La cantidad que debería quedar es aproximadamente unos 200-300 ml de salsa.

Espero que os guste la receta, me encantará saber vuestras propias versiones y que me etiqueteis si la probais 🙂

Un abrazo,

Mónica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: