Jun 19

Yogures de cabra – ¡Colaboración!

¡Buenos días! Hoy os traemos una entrada especial, es la primera de las colaboraciones que nos gustaría hacer, nos encanta leer y poder practicar vuestras recetas! Esta es de la gran Fesolet a los que no la seguís en Twitter ya estáis tardando (https://twitter.com/_fesolet).

Sin más os dejo con su receta explicada por ella de una forma genial :).

YOGUR DE CABRA… DE LECHE DE CABRA, ¡QUE SE OS TIENE QUE DECIR TODO!

para unos 9-10 potes

-1L de leche de cabra

-4 gr de agar-agar

-2 yogures de cabra naturales y sin azúcar

Hacer yogures es muy fácil, y más con yogurtera. Sólo debemos tener en cuenta que los yogures de leche de cabra cuesta más que queden “cogidos” o sea, con consistencia de yogur y no de “actimel”.  Después, en bonus, explicaré cómo hacer yogur líquido de leche de cabra, pero antes, vamos con los básicos.

Primero se lleva a ebullición la leche con los 4 gramitos de agar-agar. Eso suele ser el equivalente a un sobrecito de estos.

Al hervir la leche, se activa el agar-agar que le dará la consistencia de yogur como nos gusta.

Cositas a tener en cuenta en este paso: llevar a ebullición significa que a la que empieza a hervir se saca del fuego INMEDIATAMENTE. Por dos razones:

1- se os va a quemar el agar-agar si lo dejáis más rato

2- se lia la de dios como no lo saquéis. ¿no lo habéis visto nunca? Pues probar de dejar la leche ahí hirviendo y luego me contáis

Después se deja enfriar hasta que esté sobre los 40-45 grados. Es importante que la leche no esté más caliente, porqué vamos a poner las bacterias que nos van ha hacer el yogur y si está a demasiada temperatura, las coceremos. Y que yo sepa, una bacteria muerta no puede hacer yogur.

Tampoco lo dejaremos enfriar demasiado, por ejemplo hasta el dia siguiente, que se me olvida o estoy cansado, porqué entonces el agar-agar habrá actuado y eso que quedará en la cazuela tampoco será un yogur.

Cuando tengamos la leche a 40-45 grados, ya podemos incorporar los yogures y mezclar todo muy bien. Yo suelo utilizar el trasto ese de montar las claras.

Y ya solo queda ponerlo en los potes, y dejarlo 9 horas en la yogurtera. Yo suelo hacerlo antes de cenar y así al dia siguiente al levantarme ya puedo recuperar los potes, taparlos y meterlos a la nevera. Aguantan bien una semanita, y lo bueno es que puedes utilizar estos mismos para continuar haciendo yogures :).

 

Variante para golosos: en el fondo del pote de yogur se puede poner compota (otro día os cuento si queréis como la hacemos en casa). Así, un litro nos da para 12 yogures, con el fondo de fruta, sin azúcares añadidos y muy, muy ricos.

Otra variante para golosos: hervir la leche con un poco de vainilla. Quedarán aromatizados a la vainilla…

Otra var… vale ya ¿no? ¿No os parece suficiente?

BONUS Hacer “actimels” de leche de cabra

Como ya he dicho, los yogures de leche de cabra no suelen ser muy consistentes, salvo si les ponemos agar-agar. Pero si nos gusta el yogur líquido rollo actimel, es todavía más fácil de preparar:

-1L de leche de cabra

-2 cucharadas soperas de miel

-1 yogur de leche de cabra natural y sin azúcar

Se mezcla la leche, la miel y el yogur y se reparte en los botes. Fijaros que no hace falta calentar la leche esta vez, en la receta de antes era necesario por el agar-agar, aquí, con que esté a temperatura ambiente nos vale.

Poner en la yogurtera. Con 8 horas hay suficiente para tener yogur líquido de cabra. En mi yogurtera, que es casi una nave espacial, hay botellitas especiales justamente para hacer este tipo de yogur líquido, pero tampoco hace falta ser tan pijo, quizá.

 

¡PERO YO NO TENGO YOGURTERA!

Que no panda el cúnico! Si se tiene un horno medianamente decente, se pueden hacer yogures en casa sin yogurtera. Así los hacía yo durante años hasta que un día me autoregalé la nave espacial-yogurtera que tengo ahora:

Preparar los yogures igual que lo he explicado antes (hervir, bajar a 40, mezclar, poner en botes). Mientras, calentar el horno a 40ºC.

Poner los botes en una bandeja y ponerle un fondo de agua. Dejar mínimo 2 horas en el horno a 40ºC (yo dejo 6). Una vez pasado este tiempo, apagar el horno y dejarlo enfriar SIN ABRIR durante 12 horas. Una vez pasadas las 12 horas, los ponemos en la nevera amenos otras 4 horas para que tengan la consistencia deseada.

Oye, pero tu eres muy pija con tu termómetro para saber cuando la leche está a 40 grados, ¿no?

Truco para cuando no se tiene termómetro: la leche está a 40ºC cuando se aguanta hasta 10 segundos con el dedo dentro.

Y sí, me compré el termómetro porqué estaba harta de quemarme los dedos y no me daba el sueldo para cremitas.

Espero que os guste, y si os apetece, me contáis como os ha ido.

Ester

Deja un comentario

Your email address will not be published.

A %d blogueros les gusta esto: