Oct 11

Receta de una fabada de muerte en Crock-Pot

Ahora sí que sí: ha llegado el otoño, al menos a mi zona, y ya apetecen platos más intensos y que ayuden a entrar en calor. Me encanta esta época del año, los días grises, ver como los árboles van cambiando de color y toda la escala de naranjas, amarillos y marrones por las que pasan los árboles que veo desde mi ventana.

Llevo días pensando en empezar con las recetas de Halloween y ayer Madresfera publicó el reto de este mes junto con Caldo Aneto pidiéndonos que este mes preparemos una receta terrorífica utilizando uno de sus caldos 100% naturales, entre las opciones había caldos naturales básicos de pollo, puchero o jamón… ¡y lo vi clarísimo!

Hoy comemos uno de nuestros platos de cuchara más reconfortantes: Fabada, es fácil de hacer y además es digna de revivir a un Zombie jejeje.

receta de fabada

Yo la preparo siempre con Caldo Natural Aneto de Jamón, pero si prefieres un sabor un poco más suave puedes substituirlo por el de Pollo.

Las costillas son costillas frescas que yo misma salo ya que no siempre se encuentran fácilmente costillas saladas, especialmente si queremos que no sean huesos pelados, es decir, que tengan bastante carne.

Ingredientes para 4 personas:

500g de Fabes de la Granja (las grandes)

4 tiras de costilla grandes (yo he usado 3 ya que he preparado 3 raciones esta vez)

4 chorizos de calidad (personalmente prefiero los chorizos gallegos ya que tienen poca grasa y el toque ahumado me encanta)

1 cebolla

2 dientes de ajo

1 cucharadita de pimentón de la Vera

1 litro de Caldo Aneto Natural de Jamón

Sal

Preparación:

Primero de todo vamos a poner las fabes en remojo en una cazuela grande, con mucha agua, ya que van absorbiendo, y las dejaremos hidratar un mínimo de 12h. Yo normalmente las dejo desde primera hora de la mañana hasta que preparo la Crock-Pot antes de acostarme, es decir unas 16h. aproximadamente, por dejar las legumbres hidratarse mucho tiempo no pasa nada, no te preocupes.

Aprovecharemos todas estas horas para salar las costillas, las ponemos en un plato, con una servilleta debajo para que absorba la humedad, y las rebozamos literalmente en sal, no te preocupes no quedaran saladas ya que solo estarán unas horas salándose no varios días. Déjala reposar en la nevera cubierta por otra servilleta de papel.

Una vez han pasado todas estas horas, es el momento de escurrir las fabes, aclararlas un poco, y en la misma cazuela ponerlas al fuego, a fuego fuerte para que rompan a hervir rápido, y las dejamos cocer 15 minutos para así quitar una substancia tóxica que tienen, llamada lectina. Es cierto que las fabes blancas no es tan imprescindible como las rojas o pintas hacerlo pero nunca está de más.

En la olla de nuestra Crock-Pot ponemos la cebolla partida por la mitad en el fondo, encima añadimos las fabes bien escurridas, por medio ponemos los dos dientes de ajo pelados pero enteros, añadimos el azafrán encima de las fabes y cubrimos con las costillas (enjuágalas bajo el grifo para quitar el exceso de sal) y los chorizos.

Ahora añadimos el caldo, justo un dedito por encima de las fabes, no pasa nada si no acaba de cubrir las carnes, es más importante no pasarnos con la cantidad ya que en la Crock-Pot los líquidos no se evaporan.  Normalmente con un litro para esta cantidad de comida es suficiente o incluso sobra un poquito, pero dependerá del tipo de fabes y del tamaño de tu máquina, en caso que te falte un poquito añade agua.

Ahora lo programamos 7h en temperatura baja, normalmente con este tiempo, si la legumbre es de calidad es tiempo suficiente, pero por si acaso siempre debemos probarla para asegurarnos y si fuese necesario añadir 1h  extra. Una vez apagado es el momento más importante, tenemos que dejar reposar durante 3 horas (o hasta la hora de comer como suele ser mi caso), en ese momento, sacamos la olla de la Crock-Pot y la ponemos sobre un trapo de cocina en la encimera y con mucho cuidado de que no se nos caiga vamos moviendo la olla en círculos para que se ligue bien la salsa, verás cómo cambia el aspecto del caldo, es normal, no te asustes si cuando destapas la primera vez no tiene el aspecto “de restaurante”.

Lo mejor seria mover la olla entera en vez de usar una cuchara o espátula para remenar el contenido ya que si lo haces así romperías todas las fabes, ya que tienen textura casi de mantequilla.

Ahora deberías calentar para servir, sinceramente, yo suelo hacerlo una vez ya servido en los platos directamente en el microondas, pero si estoy por casa esa mañana, vuelvo a encender la Crock-Pot una horita en temperatura alta para que me la caliente y sirvo directamente. Receta de Fabada

Este es uno de los inconvenientes de la Crock-Pot, que tienes que recalentar la comida o programar la maquina a horas intempestivas, pero la textura con la que salen los alimentos, así como los sabores más pronunciados hacen que sea un inconveniente menor, si no tienes una es el momento de que la añadas a la lista de regalos de esta navidad. Aquí te dejo algunos modelos para que les eches un ojo:

Espero que te guste la versión de fabada que hacemos en casa, porque está de muerte!

Un abrazo,

Mónica

Deja un comentario

Your email address will not be published.

A %d blogueros les gusta esto: